Archivo de la etiqueta: benjamin vicuña

Benjamín Vicuña: Mi Padre, un Héroe

MI PADRE, UN HÉROE Por   Macarena Ilabaca Burrows. [caption id="attachment_1630" align="alignright" width="226"] Teniente 3° Benjamín Vicuña sosteniendo a su pequeña Kathy, hermana de Banjamin Vicuña Huber[/caption] El pollito chico, no lo recuerda del todo. Lo hacemos viajar a su infancia, al puerto principal, a la ciudad mágica Valparaíso, a una ciudad de tragedias, catástrofes pero llena de historias heroísmo…  a nuestra décima. Conversamos con él a la distancia para recordar a su padre, su héroe – nuestro mártir – Benjamín Vicuña Joui. Es que Benjamín llegó por vocación de servicio y para cumplir el lema de la compañía “Hacer el bien, sin ver a quien”, siendo un joven porteño. Quien además trabajaba como encargado de la entrada y salida de las mercancías aduaneras. Hoy, su hijo Marcelo, recuerda solo algunos pasajes de nuestro teniente tercero, quien tuvo como primer incendio – asegura su primogénito – aquel trágico 1 de enero de 1953, cuando una explosión en la calle que hoy lleva el nombre Esmeralda, se llevó la vida y nos llevó al cuartel celestial a 36 Bomberos. “Mis padres se separaron y él se fue a vivir con mis abuelos paternos, recuerdo que muchas veces fui a buscarlo al cuartel para que volviera a la casa, era pequeño tenía cerca de seis años”, relata Marcelo, quien además comenta que cada vez que su padre tenía tiempo, llegaba hasta el cuartel para estar al servicio y también compartir con sus compañeros de bomba. El llamado a la familia “Para mí fue algo inexplicable el pensar de encontrármelo con una pierna rota y que después me dijeran que estaba muerto”. Y así fue como un día de vacaciones que debía ser feliz, terminó siendo traumático, una fecha imposible de olvidar. Así recuerda la jornada de 5 de febrero del año 1971 Marcelo, quien mientras se encontraba con sus abuelos, les comunicaron que su padre había tenido un accidente. “Mi abuela me dijo que mi papá se había roto una pierna. Ahí nos fuimos lo antes posible. Pero cuando llegamos, todo cambió, mi papá había fallecido”, recuerda Marcelo. El trágico llamado [caption id="attachment_569" align="alignleft" width="169"] Teniente 3° Benjamín Vicuña: Retrato en Salón de Honor de la Décima Cía de Valparaíso[/caption] Es que al medio día de ese quinto día de febrero, una emergencia movilizó en total a tres compañías de bomberos, por un rescate a un obrero que cayó de manera abrupta a 28 metros de profundidad donde quedó inconsciente. El accidente, ocurría mientras el trabajador se encontraba dando profundidad a un pozo de captación de aguas en la parcela del Servicio de Salud en Quebrada Verde. “Al llegar al lugar, luego de sortear un camino de difícil acceso y desconociendo el estado de la persona, el primer Bombero en intentar el salvamento fue el Teniente 3º de la Décima Compañía, Benjamín Vicuña Joui. Quien llegó acompañado de su par de la Undécima Phillip Reed. Fue allí cuando nuestro teniente descendió provisto de una máscara con la que intentó salvaguardar su vida y se percató que el trabajador se encontraba ya fallecido. Con esta información, se iniciaron las labores de descenso y rescate del cuerpo, sin embargo mueren de manera casi inmediata, quedando inmovilizados y asfixiados. La causa que  dejó en lamentable agonía a ambos Bomberos fue el gas trotyl proveniente de la explosión de la dinamita para la perforación del pozo, el que siendo más pesado que el aire, decantó y al bajar los tres hombres levantaron el gas, que quemaba los pulmones inmovilizándolos violentamente”. A las 13.45 Hrs aproximadamente del  5 de febrero de 1971, a la edad de 31 años, fallece el sexagésimo tercer mártir del CBV. Dos días después, Marcelo era testigo del funeral de su padre. Lo recuerda como un momento muy bonito, donde vio a personas conocidas y otras que jamás había visto. “Creo que salió en el periódico, fue emotivo para mí el pensar que había mucha gente que quería a mi padre” Benjamín Vicuña, el mártir, héroe y padre Marcelo reflexiona y recuerda a su padre, más allá en su rol de bombero. Dice que le habría gustado disfrutarlo más, como padre, abuelo de sus hijos, y también verlo envejecer. Cuando sus padres terminaron su matrimonio, Marcelo se fue a vivir con su padre y a la fecha de su muerte, habrían pasado dos años en los que compartieron juntos como familia en Valparaíso. Tras la abrupta muerte de Benjamín, su retoño se iría a vivir con su mamá. Con ella fue que años después se iría para no volver  – hasta hoy – a España. “Para mí, mi papá fue un gran héroe. Yo se que se han dicho muchas cosas de él, y estando tan lejos yo no he podido defenderlo ni tampoco honrar su nombre”, sentencia el pollito. De los 48 años que estamos próximos a recordar de la partida de uno de nuestros mártires, 41 lleva en la tierra española el hijo de Benjamín. Quien cada vez que recuerda a su padre, lo hace entre lagrimas.
1/1