Duodécima de Santiago

DUODECIMA DE SANTIAGO
La historia de la Duodecima de Santiago se empezó a gestar tras la carta que enviarían el 30 de abril de 1893 albb8ac82f6dec9ac27cc65e83d7b70588 Superintendente de la época, Señor Enrique Mac Iver Rodríguez. En dicho escrito, le presentaban el interés de formar una compañía de “Hachas y Escaleras” en el barrio Yungay, en el que hasta ese momento existía sólo esta precaria idea con un amplio y ambicioso plan de trabajo que no contaba con suficiente personal, cuartel, materiales ni instrucción, sólo con el ánimo de servir sin condiciones a la comunidad.
En aquel histórico documento, se señalaba explícitamente que todos los gastos que originaran de esta posible compañía, serían absorbidos por ello hasta que el Directorio les fijara uno definitivo.
Dicha solicitud es aprobada en sesión del Directorio el 7 de junio de 1893. Posteriormente, en sesión del 19 de junio y presidida por el Comandante señor: José Alberto Bravo, se realiza la elección de oficiales, quedando formada por:

Director: Señor Ismael Tocornal
Capitán: Señor Julio Lafourcade
Teniente 1: Señor: Alfredo Carvallo
Teniente 2: Emilio Dabancens
Teniente 3: Carlos Bennett
Teniente 4: Julio del Sol
Ayudante : Señor Carlos Freraut
Secretario: Señor Rafael Donnay
Tesorero: Señor: Guillermo Tagle

Se acordó también que el nombre de la Compañía sería “CHILE” y el lema “Excélsior” quedando así instalada la Duodécima Compañía de Bomberos. La comisión de finanzas, después de realizar una serie de eventos, rindió los fondos recaudados, con lo cual se adquirió el primer porta escalas, con 24 escalas de diferentes largos, 18 ganchos, combos y cordeles.

El 4 de agosto de 1893, reunida la Compañía se acuerda la propuesta del señor Guillermo Tagle, que el emblema de la compañía fuera el color azul. Finalmente y después que la Compañía se equipara de todo el material necesario para la extinción de incendios, el señor Comandante citó a la Compañía a un ejercicio demostrativo para el 8 de octubre; ese día los voluntarios lucieron una variada gama de recursos impresionando tanto a las autoridades como al público en general, estando entre los presentes una delegación de la 10° Compañía de Valparaíso.
El Comandante gratamente impresionado por la excelente demostración de la Compañía, ordenó que a contar del día siguiente, es decir 9 de octubre de 1893 la Duodécima Compañía entrara en servicio.

Como la Compañía no contaba con cuartel definitivo, en forma provisoria se instaló en la calle Moneda 129, local inadecuado para albergar a una Compañía de escalas, por esto posteriormente le fue ofrecido a la Compañía por intermedio del ayudante Feraut un local ubicado en la calle Maruri colindante con la canalización del río Mapocho. A comienzos del año 1897, aún la compañía no contaba con un cuartel apropiado, ya que el que se utilizaba a orillas del río Mapocho, era un lodazal pestilente de barro

El día 22 de septiembre del año 1900 el Superintendente del Cuerpo de Bomberos de Santiago; don Ismael Valdés Vergara, ante la exitosa gestión de don Guillermo Tagle Álamo se firma escritura de compra de terreno de 270 Mts ubicados en la calle Cumming entre las calles Huérfanos y Compañía, cuya dirección se fija en la Calle Cumming 329, y el Cuartel fue construido posteriormente a esta fecha cobijando a nuestros voluntarios hasta el 2 de octubre de 1965, fecha en que se inaugura el actual cuartel ubicado en calle Compañía 1981, esquina Brasil

 

http://www.duodecima.cl/

Los comentarios están cerrados