A 47 años, su memoria continua intacta

A las 13:45 hrs hace 47 años exactamente, graba con fuego su nombre el mártir número 63 del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso y 16 de la Décima Compañía de Bomberos de Valparaíso.
A sus jóvenes 31 años de edad, el Teniente 3° Benjamín Vicuña dejaba atrás a su familia y amigos por cumplir con el juramento que todo Décimo respetar sin cuestiona miento hasta el día de hoy: “Dar la vida si fuera necesario.”

El triste ejemplo del “Pollo Vicuña” (como le llamaban con cariño) ha salvado a un sin fin de Bomberos Décimos quienes al conocer el trágico final del teniente al descender a un pozo sin ninguna protección respiratoria ni EPP que aporte aire, han frenado su ímpetu de arrojarse a salvar a alguien en desgracia, es así que lo relata el Bombero Honorario de la Décima Compañía Juan Carlos Griffiths:

Teniente 3° Benjamín Vicuña

“Por allá por el año 1996, salimos a un rescate donde un trabajador de ESVAL murió y otro que intento rescatarlo… quedó con una hipoxia grave, porque abrieron una cámara, no hicieron la ventilación correspondiente y había ácido sulfhídrico que habría desplazado el oxigeno de esta cámara, que fue en el condominio Santa Teresita en Rodelillo.
A raiz de la presencia de la presencia del acido sulfhidrico bajo el primer trabajador de ESVAL que quedó inconciente con la hipoxia y bajó el segundo trabajador que no era de ESVAL, entró este cabro y cayó con una hipoxia grave…nosotros cuando llegamos al lugar, logramos sacar al primero que estaba con esta hipoxia grave, pero vivo, y el segundo no habia caso. Nosotros entramos con equipo autonomo y todo … y ya estaba un poco más ventilada la cámara, porque otro trabajador que estaba ahí habia abierto la camara de más abajo y por eso habia entrado un poco más de oxigeno y por eso el segundo trabajador estaba vivo, de hecho fue un rescate en espacios confinados, tuvimos que bajar con técnicas de cuerdas de ese entonces y con el cilindro del ERA colgando …fue un rescate bien complejo.
Y claro, al llegar yo me acordé de inmediato del Pollo Vicuña, iban a bajar al tiro y fue su recuerdo lo que nos dijo, no, hay que calmarnos y bajar bien a rescatarlos”
(Juan Carlos Griffiths, Bombero Honorario)

Como él muchos son los Décimos que gracias al recuerdo del Teniente 3° han salvado su vida.
Es por ello que honramos su memoria, la de él y la de los demás Mártires de nuestra unidad, ellos son parte de las firmes raices de lo que hoy es la Décima.

 

No se admiten más comentarios