Cena 10: Celebrando a las madres de los Décimos

Ser Bombero es una de las profesiones más dificiles, los compromisos, entrenamiento, tiempo de estudio y de práctica suponen el dedicarle una gran cantidad de tiempo en el día a día. WP_20160510_011
Ser Décimo es aún más complicado, pues el poder dar respuesta a los diversos escenarios a los que nos enfrentamos aumenta este tiempo de preparación a casi el doble.

Son incontables los peligros a los que nos debemos exponer para poder ayudar al desvalido, son incontables las horas que dedicamos a ser Décimo y son ellas nuestras principales testigos, son ellas que nos han visto llegar tiritando a nuestro lecho luego de combatir a la bestia, quienes deben morderse las ganas de apelar a su autoridad para detener nuestra marcha cuando al llamado de la sirena respondemos presurosos, dejando celebraciones inconclusas, cumpleaños ausentes y almuerzos servidos.

WP_20160510_016

Director de Cia. junto a su madre

No lo hacen, pues ven en nuestros ojos que sus hijos ya no le pertenecen, ellos son Décimos y existen sólo por un motivo “Hacer el bien, sin ver a quien” y con una sonrisa a medias y el corazón roto sólo proclaman “por favor cuidate hijo”, pues su instinto y amor materno sufre cada vez que partimos a cumplir nuestro deber.

Es por ello que una vez al año, como Décima hacemos una pausa en nuestras

Tte 1 de Cía. junto a su madre

Tte 1 de Cía. junto a su madre

actividades para recordar a quienes nos entregaron las bases de quienes somos como personas, la responsables de nuestra forma de ser, del amor que ponemos en todo lo que hacemos: Nuestras Madres.

Bomb. Honorario de Cia. y su madre

Bomb. Honorario de Cia. y su madre

La Tradicional Cena del día 10 de mayo se realiza en Honor a aquellas que nos alientan día a día, aquellas que en nuestros comienzos como Décimo sufren con nuestro cansancio y no comprenden el porque su pequeño dedica tanto tiempo y porfía a convertirse en

Bomb. Activo de Cia. y su madre

Bomb. Activo de Cia. y su madre

aquel que no conocerá de descanzo ni días festivos, pero con el paso del tiempo termina comprendiendo al

ver a su pequeño vibrar con el sonido del ulular de una sirena, transformandose en nuestro mayor fans a tal punto de aprenderse hasta las claves y los métodos de trabajo de nuestra Compañía.

 

Los comentarios están cerrados